Impuesto sobre el Valor Añadido

El IVA es un impuesto indirecto que grava el consumo de bienes y servicios. Sus principales elementos son los siguientes:

  • El sujeto pasivo lo constituyen las empresas y los profesionales que ingresan a Hacienda lo que han recaudado mientras que el contribuyente es el consumidor final pues es quién soporta la carga del impuesto.
  • Hecho imponible. Este elemento está constituido por el acto de compra de bienes o de prestación de servicios.
  • Base imponible. Es el total de la contraprestación de las operaciones que están sujetas al impuesto incluyendo los gastos de comisiones, envases, transportes y embalajes.
  • Tipo impositivo. Es diferente según el tipo de artículo del que se trate, es decir, si es de primera necesidad, de consumo ordinario o de lujo. Actualmente hay tres tipos:

–          Tipo general del 18% (desde el 1 de julio de 2010, antes era del 16%). Es el tipo que se aplica por defecto cuando no resulta aplicable ninguno de los otros tipos.

–          Tipo reducido del 8% (desde el 1 de julio de 2010, antes era del 8%). Se aplica a los alimentos en general, transporte de viajeros, viviendas, hostelería y restauración,…

–          Tipo superreducido del 4%. Se aplica a artículos de primera necesidad como las verduras, la leche, el pan, la fruta, los medicamentos, libros, etc.

Hay ciertas actividades que se encuentran exentas del pago del IVA como son la sanidad, la educación, los seguros, etc.

  • Cuota tributaria. Es el producto de la base imponible por el tipo impositivo.

La recaudación del IVA es algo compleja y pasa por todas las fases del proceso de producción, desde la adquisición de las materias primas hasta la venta del producto del consumidor final, gravándose en cada fase el valor que se añade al producto: de ahí el nombre de impuesto sobre el valor añadido.

El funcionamiento del impuesto es el siguiente:

IVA repercutido  –     IVA soportado       = IVA a ingresar     o      IVA a devolver

(cuando se vende)  (cuando se compra)  =  (a Hacienda)     (por parte de Hacienda)

EJEMPLO: EL MECANISMO DE RECAUDACIÓN DEL IVA

Veamos un ejemplo de recaudación del IVA. La producción de un bien como las conservas vegetales consta de varias fases que resumiremos en dos; la producción agrícola, y la transformación de la fábrica de conservas y su distribución y venta al consumidor final. En este proceso participan, por tanto, dos empresas diferentes: el agricultor y el fabricante que produce y comercializa el producto.

Supongamos que el agricultor vende materias primas al fabricante por un valor de 100.000 €. El fabricante, como adquiere bienes, está sujeto al IVA (tipo 7%), por lo que deberá pagar al agricultor 107.000 €.

El fabricante transforma las materias primas y vende su producción directamente a los consumidores, supongamos que por 150.000 €. Es decir, añade un valor de 50.000 €, ya que las materias primas valían 100.000. Los consumidores pagarán al fabricante 150.000 €, más el 7% de IVA, es decir, 160.500 €, de los cuales 150.000 son para el fabricante y 10.500 para Hacienda.

Pero de los 10.500 € de IVA que recibe el fabricante, él ya pagó al agricultor 7.000; en efecto, si el valor añadido por el fabricante fue de 50.000 €, el 7% de 50.000 son 3.500 €, y los otros 7.000 corresponden al valor que añadió el agricultor.

La liquidación del impuesto con Hacienda se realiza trimestralmente. Suponiendo que estas operaciones se han realizado en el primer trimestre del año, en abril cada empresa ajustará sus cuentas con Hacienda. Dicha liquidación se plantea como ajuste o diferencia entre todos los IVA soportados (al comprar) y los repercutidos (al vender) durante el periodo.

El agricultor tendrá una factura de venta de materias primas por valor de 100.000 €, por las que repercutió al fabricante un IVA de 7.000 €, que ahora debe ingresar en Hacienda. A su vez, el fabricante tendrá dos facturas:

1.       Venta de 150.000 €, en la que repercutió a los clientes un IVA de 10.500 €.

2.       Una compra de materias primas por la que soportó un IVA de 7.000 €.

La diferencia que deberá ingresar en Hacienda es, por tanto, de 3.500 €.

En consecuencia, Hacienda ingresa el IVA que corresponde al valor final del producto, aunque lo recauda a través de dos empresas:

–          El agricultor ingresa 7.000 €

–          El fabricante ingresa 3.500 €

–          Total recaudado por Hacienda 10.500 €

El total recaudado por Hacienda coincide con el 7% sobre los 150.000 € que constituyen el valor final de la producción. Como vemos, el IVA es neutral para la empresa, ya que en tanto no es consumidora final de los bienes que adquiere, no tiene que soportar el impuesto, y se limita a recaudar para Hacienda, por lo que el único que soporta el impuesto es el consumidor final.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/graficos/jun/s4/iva_calcu.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas del blog

    • 6,171,513 hits
A %d blogueros les gusta esto: