2. La polémica librecambio – proteccionismo

A. ARGUMENTOS A FAVOR DEL LIBRECAMBIO

Por librecambio o libre comercio se entiende el comercio exterior no intervenido. Las políticas librecambistas llevan la idea de la libre competencia entre empresas al campo internacional. Si el incremento del número de competidores fomenta la eficiencia y, por tanto, la creación de riqueza, ¿qué importa la nacionalidad de la empresa? En las economías globalizadas de hoy en día, el libre comercio se concreta en la ausencia de barreras comerciales entre los países, lo cual permite llevar a la práctica la idea sobre la que se fundamenta la teoría de la ventaja comparativa: cuando un país produce bienes y servicios en los que no tiene ventaja comparativa, está derrochando recursos porque podría obtener esos mismos bienes y servicios a un precio menor en el mercado internacional. En este caso, ahorraría recursos, que podrían destinarse a aumentar el consumo de ése u otros bienes. Partiendo de esta reflexión, los argumentos a favor del librecambio serían los siguientes:

  • Mayor eficiencia de los factores de producción. Al especializarse en aquellos bienes que le reportan la ventaja comparativa sobre el resto de países, un país incrementa sus posibilidades de producción, lo cual redunda en los niveles de empleo y riqueza. Un ejemplo es el caso de España en lo que se refiere al turismo o al calzado.
  • Incremento y fomento de la competencia. Como consecuencia de la entrada al mercado nacional de competidores extranjeros, las empresas del país tendrán que volverse más eficientes si no quieren perder cuota de mercado. Todo ello favorece que los precios bajen y aumentan la calidad y las prestaciones de los productos. Por ejemplo, hasta hace unos pocos años Telefónica era la única empresa facultada para operar en el sector de las telecomunicaciones en España. La apertura de este sector a otras empresas ha mejorado las prestaciones técnicas de la telefonía y abaratado los precios.
  • Mayor variedad y cantidad de bienes y servicios. Sin el comercio internacional determinados productos no existirían o serían escasos. Un caso muy ilustrativo sería el petróleo, el recurso energético por excelencia pero del que carecen muchos de los países más desarrollados, España incluida. Sin comercio internacional de crudo, los países desarrollados no habrían alcanzado los niveles de prosperidad de los que disfrutan hoy.
  • Logro de economías de escala. El aprovechamiento de economías de escala exige mercados muy amplios porque se necesita aumentar la producción para reducir los costes. Por este motivo, las empresas buscan nuevos mercados en otros países (se internacionalizan) para lograr el volumen de producción suficiente que les permita alcanzar dichas economías de escala. En los últimos años, la reducción de barreras arancelarias ha favorecido la ampliación de mercados y la creación de empresas más grandes que sacan mayor provecho de las economías de escala. Ejemplos: Pescanova, Inditex, Freixenet, SEAT,…

 

B. ARGUMENTOS A FAVOR DEL PROTECCIONISMO

Por proteccionismo se entiende el conjunto de actuaciones que tienen por objeto restringir la entrada de productos extranjeros con el fin de proteger la propia industria. Y es que, aunque las relaciones comerciales internacionales tienden actualmente a fomentar la libre competencia internacional, desde el punto de vista de los responsables políticos existen una serie de hechos que aconsejan o justifican, según los casos, cierto grado de intervencionismo o proteccionismo. Los principales son los siguientes:

  • La protección de industrias consideradas estratégicas para el interés público, por ejemplo, las relacionadas con la defensa nacional.
  • El fomento de la industrialización y la creación de empleo. Cuando hay mucho desempleo, se defiende la necesidad de proteger al país para incrementar la producción nacional y, en consecuencia, el nivel de empleo; se considera que al reducir las importaciones aumentará la demanda de productos sustitutivos nacionales y la producción interior. Ésta es una política fundada en el principio de empobrecer al vecino: la mejora del empleo del país se consigue reduciendo el empleo y la producción de los demás países.
  • El desarrollo de industrias emergentes. La tecnología, las economías de escala, la productividad,… son factores competitivos que necesitan un tiempo de desarrollo. Sin una protección adecuada, las empresas de determinados sectores nacientes no sobrevivirían lo suficiente como para crecer y competir en igualdad de condiciones con las empresas extranjeras.
  • Para evitar el dumping externo. El dumping es el fenómeno que se da cuando un país vende al exterior bienes a precio más baratos de los que los vende en su propia nación.
  • La recaudación de dinero. Tal y como estudiaremos a continuación, el cobro de dinero a las empresas importadoras por parte de las autoridades de un país o territorio aduanero constituye una importante fuente de ingresos. Este argumento es muy utilizado por los países subdesarrollados[1].

 

C. MEDIDAS PROTECCIONISTAS

Los argumentos señalados a favor de proteccionismo han propiciado diversos tipos de intervenciones sobre el comercio internacional, que integran lo que se denomina la política comercial. Los distintos instrumentos utilizados por la política comercial para influir sobre el comercio internacional son cuatro:

  • Aranceles. Son los impuestos de aduanas sobre las importaciones y tienen como objetivo encarecer los productos extranjeros para hacerles más difícil competir con los nacionales. Es la medida que tradicionalmente ha tenido más importancia. Con ella gana el Estado y los productores pero pierden los consumidores. El resultado es que se hace ineficientes a las empresas nacionales porque no se las obliga a ser competitivas.
  • Contingentes. Si se establece un arancel los importadores pueden adquirir cualquier cantidad de bienes extranjeros siempre que paguen ese arancel. Cuando se establece un contingente a la importación, el Gobierno limita la cantidad de importaciones que pueden realizarse. Los efectos económicos de un contingente se asemejan a los de los aranceles.

En los foros internacionales (GATT) son difícilmente justificables tanto los aranceles como los contingentes, con lo que en la actualidad se recurre a otro tipo de medidas, como son las barreras no arancelarias y las subvenciones a las exportaciones.

  • Barreras no arancelarias. Son formas más sutiles que los aranceles y los contingentes de poner obstáculos al libre comercio, tales como: establecimiento de procedimientos aduaneros complejos y costosos, normas de calidad y sanitarias muy estrictas., uso con carácter discriminatorio de regulaciones administrativas, etc. Este tipo de medidas son mucho más peligrosas para el comercio mundial y bastante negativas para los países en vías de desarrollo y para la eficiencia de los países que las ponen en práctica.
  • Subvenciones a las exportaciones. Se trata de fomentar las exportaciones nacionales subvencionándolas directamente, eximiéndolas de determinados impuestos o concediéndoles líneas especiales de créditos a tipos de interés por debajo del nivel de mercado. Estas subvenciones estimulan la producción nacional y el empleo, pero también tienen un coste social como es el despilfarro de recursos públicos y la ineficiencia en la producción de las empresas nacionales.

Un tema relacionado con estas subvenciones es el dumping. Cuando la industria nacional ve reducir su demanda y no puede incrementarla en el mercado local, recurre a los mercados extranjeros, en los cuales, para conseguir penetrar más rápidamente lo hace fijando unos precios de venta inferiores a los del mercado nacional.


[1] TENDENCIAS RECIENTES:

Aunque casi todos los países favorecen de forma oficial el libre comercio y rechazan el proteccionismo, es difícil llevar la teoría a la práctica, incluso entre los países más industrializados. Desde la Segunda Guerra Mundial, los países más desarrollados han unido sus esfuerzos para promover el libre comercio y eliminar las barreras proteccionistas. Cuando las economías se hallan en un período de expansión y pleno empleo, casi todo el mundo promueve el libre comercio. Sin embargo, al entrar en una etapa de recesión, casi todos los países aplican políticas proteccionistas ya que aumentan las presiones de las organizaciones de trabajadores y de otros grupos de presión que se sienten perjudicados durante la recesión.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas del blog

    • 6,197,294 hits
A %d blogueros les gusta esto: