1. El dinero (CONTINUACIÓN)

C. LA OFERTA Y LA DEMANDA MONETARIA

Para calcular el dinero que circula en una economía, hay que conocer cómo lo guardan las personas. En nuestra sociedad, solemos tener una parte en casa y otra depositada en un banco; y además, podemos tener dinero invertido (bonos, letras del tesoro, etc.). Así, se distinguen tres clases de dinero:

i. Efectivo en manos del público. Está formado por los billetes y las monedas que tenemos en casa o en nuestro bolsillo. El efectivo constituye una pequeña parte del dinero disponible.

ii. El dinero depositado en bancos. Por comodidad o seguridad, las personas tenemos la mayor parte del dinero depositado en entidades bancarias. Estos depósitos pueden ser:

  • Depósitos a la vista o cuentas corrientes. Tienen una disponibilidad inmediata. Permite pagar nuestras compras por medio de cheques o usando la tarjeta de débito. También se pueden domiciliar recibos en ellas.
  • Depósitos de ahorro o cuentas de ahorro. Gozan de una disponibilidad menor que los depósitos a la vista y no permiten el uso de cheques, tarjetas o el cargo de recibos. Suelen estar remuneradas.
  • Depósitos a plazo fijo. El depositante se compromete a no retirar el dinero durante un periodo de tiempo, y si lo hace tendrá una penalización (se pierden intereses).

iii.  El cuasidinero. Es el invertido en pagarés y letras del tesoro o títulos similares. Se puede recuperar a muy corto plazo y sin riesgo alguno.

 

C.1 LA OFERTA MONETARIA

La oferta monetaria o cantidad de dinero que circula en una economía se define como la suma del efectivo en manos del público (billetes y monedas) y los depósitos bancarios.

Como existe una gran variedad de depósitos bancarios y no todos tienen la misma liquidez o disponibilidad, pueden distinguirse diferentes definiciones de oferta monetaria, numeradas de menor a mayor amplitud.

1. La oferta monetaria básica o M1. Sólo tiene en cuenta el dinero efectivo más los depósitos a la vista.

M1 = Efectivo + Depósitos a la vista

 2. La oferta monetaria en sentido amplio o M2. Se obtiene si añadimos a  M1 los depósitos de ahorro.

M2 = M1 + Depósitos de ahorro 

 3. Disponibilidades líquidas o M3. Resulta de añadir a  M2 los depósitos a plazo. Es el concepto de oferta monetaria más utilizado.

 M3 = M2 + Depósitos a plazo

 4. Los activos líquidos en manos del público (ALP) o M4. Más recientemente se ha incorporado a la oferta monetaria el cuasidinero.

 ALP o M4 = M3 + Cuasidinero

Así, la definición de oferta monetaria es más o menos amplia en función de la inclusión o no de los nuevos activos financieros. Es un concepto en continua revisión.

 

C.2 LA DEMANDA DE DINERO

Existen tres razones por las que se demanda dinero (muy relacionadas con las funciones que  tiene el dinero). Son:

  • Motivo transacción. Todos necesitamos dinero para realizar nuestras compras. Por ello, intentamos mantener una cantidad disponible del mismo para atender a nuestras posibles necesidades.
  •  Motivo precaución. Los agentes económicos también demandan y mantienen dinero disponible para poder hacer frente a gastos imprevistos (enfermedades, pagos inesperados, accidentes, etc.)
  • Motivo especulación. Hay agentes económicos que se dedican a comprar y vender divisas con la esperanza de obtener una ganancia rápida ante una elevación (o disminución) de su precio (tipo de cambio) por fluctuaciones en la oferta y la demanda.

Pero el dinero tiene una peculiaridad: sólo es útil cuando lo utilizamos para cambiarlo por bienes; el simple hecho de tenerlo no sólo no satisface ninguna necesidad, sino que, además, puede provocar que pierda parte de su valor. Es decir, tener demasiado dinero en efectivo tiene su coste de oportunidad: por una parte, estamos renunciando al interés que obtendríamos si lo tuviéramos invertido en un depósito bancario a plazo fijo, en bonos, etc.; por otra parte, por la pérdida de poder adquisitivo que representa la inflación. Por ello, cuando las personas demandan dinero tienen en cuenta los siguientes factores:

  • El nivel de precios. Si suben los precios, necesitaremos (demandaremos) más dinero para mantener la misma capacidad de gasto.
  • El nivel de renta. Un aumento de la renta genera un aumento del nivel de gasto, y para gastar más necesitaremos (demandaremos) más dinero.
  • El tipo de interés. La demanda de dinero tiene una relación inversa con el tipo de interés. Si el tipo de interés es bajo, no nos importará mantener una gran cantidad de dinero inactivo; en cambio, si el interés sube, será más atractivo tener el dinero a plazo, o invertido en bonos o acciones.
  • El riesgo. Lo normal es que las personas evitemos el riesgo. Por eso, cuanto más arriesgado sea el rendimiento de los activos alternativos al dinero, mayor será la cantidad demandada de dinero.
Anuncios
Comments
One Response to “1. El dinero (CONTINUACIÓN)”
  1. cestruch dice:

    Reblogueó esto en Departamento Economía. Colegio los Naranjosy comentado:
    El dinero (continuación)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas del blog

    • 6,885,811 hits
A %d blogueros les gusta esto: