2. La demanda. Apartado A: Factores que la condicionan

Gente comprando en rebajas

 

Se define la demanda de un bien como la cantidad de ese bien que están dispuestos a adquirir los demandantes a un precio determinado.

En esta primera definición de demanda hemos presentado el precio como el factor que determina las cantidades de producto demandadas por los compradores pero, aunque el precio es un factor muy importante, no es el único. Hay otros factores de los que también depende como son la renta, las preferencias o el precio de otros bienes.

El precio del bien en cuestión. Cuanto más caro sea un producto, menor cantidad estará dispuesto a adquirir el demandante y, cuánto más barato sea, más comprará.

El precio de otros bienes relacionados. Atendiendo a la relación que guardan entre sí las funciones de unos bienes con respecto a otros es posible distinguir dos categorías:

  • Bienes complementarios. Son aquellos bienes que se consumen conjuntamente. Por ejemplo: los coches y la gasolina, las lámparas y las bombillas, etc. No es posible consumir uno sin consumir también el otro. En consecuencia, la subida o bajada de precios de algunos de los integrantes de estas “parejas” de bienes, implican respectivamente una disminución o un incremento de la cantidad demandada, tanto del bien en cuestión como de sus complementarios.
  • Bienes sustitutivos. Son aquellos cuya utilización o consumo excluye a los que satisfacen la misma necesidad que ellos. Por ejemplo, el azúcar y la sacarina, el té y el café, un lápiz y un portaminas,… Si el precio de un bien sustitutivo aumenta, disminuirá su demanda a favor del otro bien sustitutivo.

La renta disponible. La capacidad adquisitiva condiciona la cantidad de dinero destinada a comprar y, por tanto, la cantidad de producto que un consumidor demanda. Sin embargo, no todo aumento de la renta implica un incremento de la cantidad demandada de todos los bienes y servicios, sino que dicho incremento dependerá del tipo del bien. La relación que guarda la cantidad demandada de un bien con el incremento de la renta permite clasificar los bienes en tres grupos:

  • Bienes inferiores. Son aquellos bienes que se demandan menos cuando aumenta la renta de los demandantes como los coches de segunda mano o los productos de marca blanca de los supermercados.
  • Bienes normales. En este tipo de bienes la cantidad demandada aumenta cuando aumenta la renta de los demandantes. La mayoría de los bienes y servicios entran en esta categoría, por ejemplo, la vivienda o los electrodomésticos.
  • Bienes de lujo. Son bienes que no se consumían cuando la renta era baja o se hacía en pequeñas cantidades, pero su uso o consumo aumenta sustancialmente al producirse un incremento considerable de la renta. Por ejemplo, las joyas o los coches deportivos.

Las preferencias del consumidor. Los gustos, las preferencias y la moda, determinan el comportamiento de los demandantes con independencia de los precios o de la renta. Muchas veces el origen de la moda está en las campañas publicitarias de las grandes empresas, que desean moldear nuestros gustos para que demandemos sus productos.

Tras analizar todos los factores de los que depende la demanda podemos redactar una definición más completa que la que hicimos anteriormente: “La demanda es la cantidad de un bien que están dispuestos a adquirir los consumidores a cada nivel de precios, manteniendo constantes todos los demás factores de los que depende, es decir, los precios de otros bienes, la renta y las preferencias”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas del blog

    • 7,653,495 hits
A %d blogueros les gusta esto: